31.12.07

SIN TÍTULO


Sé ... que siempre tú me has querido más, me has amado más...

La carta es toda tuya, aunque ya te la escribieran antes.

Amor mío,
compréndeme,
te quiero toda,
de ojos a pies, a uñas,
por dentro,
toda la claridad, la que guardabas.

Soy yo, amor mío,
quien golpea tu puerta.
No es el fantasma, no es
el que antes se detuvo
en tu ventana.
Yo echo la puerta abajo:
yo entro en toda tu vida:
vengo a vivir en tu alma:
tú no puedes conmigo.

Tienes que abrir puerta a puerta,
tienes que obedecerme,
tienes que abrir los ojos
para que busque en ellos,
tienes que ver cómo ando
con pasos pesados
por todos los caminos
que, ciegos, me esperaban.

No me temas,
soy tuyo,
pero
no soy el pasajero ni el mendigo,
soy tu dueño,
el que tú esperabas,
y ahora entro
en tu vida,
para no salir más,
amor, amor, amor,
para quedarme.

P. Neruda

28.12.07

MAGIA



Horas descolocadas en la tarde.

Debilidad en las ramas del alma.
Sólo la magia puede curarme.

Yo era un roble,
mas unas hojas secas vuelan

juntas incoloras
a unos palmos de mí
y hacen la atmósfera
muda, atemporal, extraña.

Esa atmósfera me roba la vida,
me quedo hecha
un manojo de ramas.

........ Y a los ocho días,
RENACE LA FUERZA,
llega la magia!!



27.12.07

LA MANZANA PODRIDA

El bocado fue amargo,
lo escupí,

caída del manzano,
sobre la mesa,
hube de morderla
cuando menos me apetecía.




26.12.07

COMO LA ROSA

Me ha dicho la rosa que la vida es breve,
me ha hecho confesiones íntimas,
me ha dicho que en el tallo tiene espinas,
pero, pese a sus espinas,
sabe que es bella.

Me ha dicho
que no es mucho lo que puede hacer,
que está sujeta al rosal,
que no tiene movimiento,
pero que alegra al caminante
con su belleza.

Y estos días de vacaciones,
floja y aburrida,
me acuerdo de la rosa.

25.12.07

INACCIÓN

Voluntad, ¿dónde te escondes?

Durmió y durmió aquél animal,
sólo servía para dormir,
carente de voluntad de vida.
Y las pocas fuerzas con que nació
se le escaparon.
Sólo se distorsionaron los párpados,
pegados tras dormir meses.
Ni el tórax ni las extremidades
se movieron,
y se hicieron blandos,
tan blandos,
que ya nunca pudieron
hacer nada
sino morirse solos.