30.9.08

MATRIMONIO, PLACER Y SENTIMIENTO


¿Eran nuestras abuelas libres para amar? Ahora las mujeres deseamos a un tiempo los tres ingredientes del amor: matrimonio, placer y sentimiento.

Después de siglos de represiones, oscurantismo, emancipaciones y desenfreno, nuestra ambición puede parecer inmensa, pero no es sino lógica.

¿Estará situado el amor hoy día todavía bajo la insignia de la incoherencia?

En películas, novelas y programas de televisión de hoy podemos observar los comportamientos amorosos de nuestros contemporáneos: obsesión por el deseo y la seducción, imágenes de una sexualidad desfasada y testimonios de desencanto del sentimiento.

Pero el amor sigue haciendo soñar a los hombres y a las mujeres. ¿Dónde está ese amor omnipresente?

Reunir sentimiento, deseo y duración, ¿es ilusorio? ¡No!

Esa total libertad para amar que nuestros antepasados no tuvieron nos exige la construcción rigurosa y el mantenimiento de nuestro amor. Nos asedian con consejos sobre la sexualidad, pero se deja en la sombra el campo completo de los sentimientos. Hace falta una educación moral, que vaya en busca del bien dentro de la sexualidad, incluso del bien supremo. Creo que hay algunos rasgos de carácter que facilitan la vida amorosa. ¿Habrá una forma de “coordinación” del espíritu que nos dotará mejor o peor para el amor?

El acto sexual te compromete a ti y al otro, y mantiene un carácter sagrado. La sexualidad, aunque pretendan trivializarla, nunca será trivial- la buena sexualidad, pues la que no es óptima está adulterada. Ofrecer el propio cuerpo no es algo insignificante sino todo lo contrario.

La fuerza del amor está en nosotros y una vez instalada se aprende a vivir con ella, tal como se aprende de pronto a andar y se vive andando, aunque quizás valga la comparación de que haya niños que echen a andar con mejor coordinación que otros.

Si te enamoras te sentirás atraído por el otro y esas fuerzas se pueden utilizar además en provecho propio. Los aviones vuelan a pesar de la fuerza de la gravedad.

29.9.08

No comenten éste.

Al señor anónimo que me dejó unas palabras dos posts más abajo.

Con esta entrada tengo que hacer parada y fonda ¡ay! en mi andadura. No comentéis (mis habituales) porque sería volver a un tema que está cerrado. Pero deseo responder a mi anónimo.

“Usted tiene cara de llamarse Ernesto” (es broma). Gracias porque ha contribuido en mi formación como persona ya que me tuve que contener dos veces en no responderle, pues mi amor propio es tremendo (casi infinito).

Usted, en serio, debe ser una persona educada, pues incursionó en ese post y me leyó despotricando. Sólo una vez yo hice lo mismo – con la diferencia de que yo no sólo leí un post, sino así como treinta, y comentarios, – y le dije al autor: “Este blog parece el coñ…. de la Bernarda”.

Me reitero en agradecerle el haberme dado ocasión de tensar más mi ego (y mi sistema nervioso) y en decirle que seguro es usted un hombre educado (o una señora).

Pero, permítame decirle que para incursionar en un blog, uno/a debe conocer primero – al menos un poquito – al autor/a, y no llegar y dejar comentario (¡ni escandalizarse!) por llegar, leer unas palabras fuera de orden y juzgar a toda la persona. Quizás tampoco leyó la aclaración que había dejado en negrita justo encima de donde usted se puso a escribir.

Si desea volver a leerme, hágalo, pero, con respeto y, con identidad.


Saludos.

P.D.: Cualquier siglo de estos suprimiré ese post que tanto ha exacerbado su sensibilidad.

24.9.08

¿CÓMO ES DIOS?



Ayer estuve en la iglesia, en misa, (en un entierro), quería omitir esta palabra, pero sólo he podido retrasarla; fue así. Falleció el padre de una amiga de un cáncer de pulmón, 67 años, fumador empedernido. (Todo en cuestión de un mes). A las 6 fue la ceremonia. A las 4 pude hablar con esta amiga por el móvil; y por su voz la encontré serena, llena de resignación y de paz.

Si Dios ha querido llevárselo ya, qué vamos a hacer- me decía- pero podía haber vivido unos añicos más.


El sacerdote que celebró la misa es algo más joven que yo, pero más o menos. Y, fue franco, sencillo y novedoso.

No penséis- decía- que los sacerdotes tenemos un contacto directo con Dios. Nosotros también nos preguntamos cómo es. Hablamos entre nosotros. Yo- añadía- hablo con un sacerdote amigo mío sobre Dios. Él dice que Dios no lo puede todo, que no puede evitarnos el dolor, que lo que pasa es que esta vida es así. Dios – alegaba- lo que sí puede hacer es así como hace una madre con su hijo pequeño que tiene fiebre: lo besa, lo besa y entonces parece que el niño se queda tranquilo.

Dijo algo más, algo que yo he pensado muchas veces y que sin embargo nunca he dicho. Que los no creyentes y los creyentes no nos diferenciamos tanto, que todos nos preguntamos lo mismo. Porque los creyentes –incluidos ellos, los curas- nos cuestionamos ¿Cómo es Dios?

Hoy, pienso que quizás Dios está de verdad más cerca de lo que pensamos, que quizás no sea todopoderoso, o que esta palabra tenga otra acepción distinta a como la pensamos. Todopoderoso, ¿en qué sentido? Será que como es amor, todo lo puede: curar, sanar, lavar, redimir, olvidar, abrazar, fundir. ¿Será que en esto consiste poderlo todo; en amar? De hecho, y estoy con los pies en la tierra, todos conocemos el dicho de que “El amor todo lo puede?

¿Y Jesús? ¿Quién puede afirmar que Jesús no sea Dios? ¿Por qué sufrió? No puedo quitarle a Jesús la divinidad, no puedo ser tan tacaña con él, ni tan estrecha de miras, ni tan “ceniza” para decir que no y cerrarme en banda. No podemos ser tan cerrados.

En esto último, y no sólo referente a Jesucristo, sino al Padre, es por lo que no soporto a un sector de los ateos. Porque, digo yo, que hay dos tipos de ateos: los que quieren ver a Dios y no lo ven; verlo o sentirlo. Y, los soberbios, que se niegan como borricos empedernidos a la idea de su existencia. ¿Pero quiénes se creen estos últimos que son para decir que Dios no existe?

Me despido con unos versos del genial Blas de Otero, que era del primer grupo de los dos que acabo de señalar:

“Enormemente herido, desangrándome,
pisando los talones a la muerte,
vengo Dios a decirte, si no a verte,
mi sed de ti, mi inmensa sed, ahogándome.”

Y, ahora sí, por último, os digo, que yo, en la medida que alcanzo, creo en Dios. Y, que, sin duda alguna, yo, a Dios, por suerte, lo siento, inmensamente, dulcemente, liberadoramente, amorosamente, lo siento.

22.9.08

A una hija de puta

Qué fea, tía: mentirosa, enredadora, ¿envidiosa?

¡A otro perro con ese hueso!

Que no estoy aquí yo para perder el tiempo,

Quieres jugar al tenis conmigo al estilo Enredo "Davis",

meterme una pelota,
¡A otra cancha, ....
digo, desdentada.




Si no te hallas a gustito,
hazte una liposucción,

pero a mí no me vas a meter
un puro
porque a ti te venga en gana,

desdentada embustera.
mira cómo tiemblo.

O, si es que tienes mala leche,
podrías irte al infierno.

Bye, bye
, bye.


Nota : Le he quitado fuego hoy, 20 de marzo. (Ante todo, hay que ser una señorita).

Éxito

Que la bondad y la felicidad no te abandonen,
átalas a tu cuello, escríbelas en la tablilla de tu corazón,
así encontrarás favor y éxito perfecto
a los ojos de Dios y de los hombres.

En todos tus caminos piensa en el Señor,
y él allanará tus senderos.

................................ Proverbios 3 (3, 6)

....................................... **************************** ..........................................



15.9.08

¿Cómo no descuartizar a alguien?



El fin de semana ha ido de Descuartizar al Prójimo, bueno, o de Cursillos Espirituales, que todo es según del color del cristal conque se mira y ambas cosas pueden ser igualmente útiles y prácticas
El sábado invitamos a comer a otra pareja, Ani y Ramón. Sus dos nenas se lo pasaron jugando con la nuestra. La comida estuvo muy relajada. Pero a la hora de los postres y el café, la cosa se animó, primero se puso seria y reflexiva, la comida, así como nuestras expresiones. Nos pusimos a nombrar a las personas que nos habían servido de modelo en nuestras vidas (eran tan pocas...), después las que nos habían causado daño ( y eran tantas ...), por último las que no representaron nada, ( y eran multitud ...). Algunas de éstas, por no representar nada, era precisamente por lo que nos habían hecho daño: por omisión, por no ser los modelos de tipo parental que les habría correspondido ser.

Ani y Juan Carlos defendían a todas estas personas de nuestros pasados, alegando que eran otros tiempos. Yo decía que habían sido unos incompetentes. Ramón nombraba a no sé que filósofo que había escrito que los padres de hoy hacen por sus hijos lo que los suyos no hicieron por ellos. “Bueno, y los profesores y otra gente”, añadía Ani.

A todo esto, oímos a las niñas reír. Me asomo y, ¡horror ..! Veo mi hija leyendo en voz alta unas cosas de un diario de cuando yo era pequeña, que lo habían sacado de un baúl. Las tres partiéndose de risa.

“La vecina Lola le ha dicho a mi madre que yo no voy a servir para nada. Qué tonta es, querido diario. Ella cocina muy mal y nunca se pone guapa. Yo me voy a dedicar de mayor a descansar, ponerme guapa, tener un marido bueno y a irme de viaje en tren".

¿Qué lleváis ahí?- dijo mi marido dirigiéndose a las niñas. Ya, la cosa, no la pude ocultar, y pasó a ser vox pópuli en la mesa. Para dos hojitas que había escritas, bien que rodaron por la mesa.

Los tres cuchichearon algo, y a coro me dijeron:

“M., también está la genética”.

Pues, debe de ser que sí, que ... también está la genética.

12.9.08

Cambios



No sé por qué, oigo desde que venía caminando para casa unos versos de Machado ...

En el corazón tenía
la espina de una pasión,
logré arrancármela un día,
ya no siento el corazón.

Y, todo el campo,un momento,
se queda mudo y sombrío,
meditando; suena el viento,
en los álamos del río.

¿Será que me voy haciendo mayor y ya no soy adipta a esas pasiones incontrolables? Y, es mejor así, en un estado estable pero de ánimo alto.

Pero sí que siento el corazón. Amo a ... (pues a mi esposo, claro), y mi trabajo, a mí misma, a Dios; y amo todo lo bueno que cada momento me ofrece.

Se queda mudo ... ¿qué, quién? no el campo; ¿será el pasado? seguro. No soy la misma que la del año pasado.

10.9.08

Enseñar y ayudar a ser persona


Comienzan las clases hoy, con buen pie. Puedo hacer mucho por ellos, lo sé y me hace sentirme realizada. Hoy me siento, gracias a ellos, como la mujer biónica.


Michelle Ryan da vida a Jaime Sommers, una joven corriente que sufre un accidente de tráfico que cambiará por completo el rumbo de su vida. Las secuelas físicas del accidente son tan graves que su única oportunidad para vivir pasa por formar parte de un proyecto experimental y de alto secreto. Su cuerpo es reparado con una tecnología de vanguardia que le dará capacidades sobrehumanas. A partir de entonces, tendrá que aprender a convivir con estas habilidades extraordinarias, pero también tendrá que pagar un precio nada despreciable por esta nueva oportunidad.


9.9.08

MECÁNICA







El oficio más práctico: mecánico/ mecánica de la vida.

Temario Práctico:
Cambio de anticongelantes y limpieza de circuitos



Escapes: Silenciadores y catalizadores



Direcciones



Aceites: sintéticos, semisintéticos y naturales



Frenos: Discos de freno, pastillas, zapatas



Amortiguadores de gas y aceite



Transmisiones



Escobillas



Baterías



Filtros