30.11.09

un chiste frutil


Va una manzana a tomar el autobús.
En la parada hay una pera.
La manzana le pregunta: -¿Hace mucho tiempo que es_pera?
- Sí. Toda la vida.- le contesta.

Llega un tomate.
Y después un higo.
Después un chorro de uvas.

-¿Llegamos a tiempo?- pregunta la más pizpireta de las uvas.

- Sí, señoras, hasta fin de año,... ya lo creo que llegan a tiempo.

- Pues yo estoy recién exprimida- dice la naranja. Vengo de la cocina de Zapatero y quiero suicidarme.

-El autobús de irás y no volverás para en la Vía 3. Cómprese un bono.

- Aaaaghhhchús. No me diga esa palabra, que me entra la alergia- dice la pera.

Pasa el autobús y aplasta a todas las frutas.

Pregunta: ¿Quién conduce el autobús?
La de La vega.

Llega entonces el pimiento despistao y le pregunta al hombre del kiosko:
-¿Ha pasado el autobús?
-Sí, señor, ya se A_ído, afortunadamente, y ha dejado un olor a mierda que no hay quien lo aguante.

29.11.09

mensaje


Un mensaje sacado de la 2ª lectura de hoy, domingo 29 de noviembre,
....Positivo
Fácil de entender

..
Realizable



¡Que el Señor os haga crecer y sobreabundar en un amor de unos hacia otros y hacia todos!


............................. Del apóstol san Pablo a los tesalonicenses. 3, 12

28.11.09

¿Nadie quiere esto, nadie?


Una poesía de Julio Cortázar, que, personalmente (sólo personalmente), me habla de Jesús, hijo de María. Hombre que se mezcló con todo tipo de gentes. Hombre que no tenía nada y lo tenía todo. Sin abolengo. Que lo único que quería era mostrarnos el amor. Unos, lo mataron. Otros, lo ignoran. Y otros, pasan.



Esta ternura


Esta ternura y estas manos libres,
¿a quién darlas bajo el viento? Tanto arroz
para la zorra, y en medio del llamado
la ansiedad de esa puerta abierta para nadie.
Hicimos pan tan blanco
para bocas ya muertas que aceptaban
solamente una luna de colmillo, el té
frío de la vela al alba.
Tocamos instrumentos para la ciega cólera
de sombras y sombreros olvidados. Nos quedamos
con los presentes ordenados en una mesa inútil,
y fue preciso beber la sidra caliente
en la vergüenza de la medianoche.

Entonces, ¿nadie quiere esto,
nadie?

Entonces, ¿nadie quiere esto,

nadie?

25.11.09

Al cabo del tiempo







El hombre, al cabo del tiempo, va adentrándose en el túnel de la vida y de la muerte, para salir del túnél de la vida y de la muerte al espacio de la vida y de la muerte.


El tiempo, como un limpiaparabrisas natural, va limpiando los cristales de los ojos del hombre. De modo que el hombre se hace diáfano. Al cabo de mucha ignorancia, acierta a llamar luz a la luz, y gris al gris.

Entonces el hombre se hace elástico.Corrige.Sabe cuando taparse los oídos. Le grita al insensato para matar su locura.

Y entonces abre enormemente los ojos enormemente bellísimos y con su mirada, lo dice todo.
Guarda silencio ante la noche y si es negra, se aleja.

23.11.09

Adiós, Mario


No sé si algún día el nombre "Mario" me sonará distinto.
Cuando escuchamos un nombre propio lo asociamos a alguien conocido. El eco de ese nombre tiene una tintura subjetiva, según ves o consideras o "te sabe" esa persona que conoces y que se ha llamado siempre así.
"
Mario", que para mí, objetivamente, es un nombre masculino muy bello, no se me adapta a ningún otro Mario, ni a Vargas Llosa, ni a Mario Conde, ni a alguien que haya podido conocer y que no recuerde. "Mario" siempre será Mario.

Hace unos veinte días me enteré de que estaba enfermo, nada más; no supe, o no quise saber qué tipo de enfermedad tenía, oí que estaba ingresado en el hospital. Ayer, hablando con mi hermana por teléfono, entre otras cosas me dijo que Mario tenía cáncer de pulmón muy avanzado. Este mediodía me han dicho que ha muerto.

Tendría ahora entre 50 y 53 años. Nunca se recordará un Mario viejo. En el pueblo, seguirá siendo siempre él. Guardo tres recuerdos suyos: las visitas a mi madre, cuando estaba enferma, en los veraneos; una noche, también en el pueblo, que pasó por la puerta, y nos hizo reír hasta dolernos el estómago, y su tremenda simpatía cada vez que me lo encontré en la calle.


El poema que hoy tengo que poner aquí es de Mario Benedetti. Nos lo dijo antes de marcharse:

Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía.

Luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque un océano
la muerte solamente una palabra.

Ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte de los otros.

Ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser la nuestra.

................................Mario Benedetti

22.11.09

La beauté du français. (La belleza del francés)

El idioma francés, suena tan bien, ...
..........................femenino,
.........suave,
...................................sugerente,
dulce.


Últimamente, se me escapan las palabras en francés. Y canto "Tu trouveras", de Natasha St Pièrre.

¿Te animas a aprenderla?

video

21.11.09

Continuamos estudiando el lenguaje, ...

Los franceses, posiblemente por ser un país muy vinatero, al atasco de vehículos en vía urbana o interurbana le llaman "embouteillage";

los hispanoamericanos, más contundentes y precisos, suelen decir "tapón".

Y los españoles, más prácticos y explícitos todavía, decimos "tapón"
al hombre o mujer pequeños de estatura.

Los señores académicos embotellan a los vehículos, pero nosotros insultamos a los bajitos.





(Hay más).
Curiosa es la definición que la Academia hace de la palabra braga: "Prenda interior, generalmente ceñida, usada por las mujeres y los niños de corta edad, que cubre desde la cintura hasta el arranque de los muslos, con aberturas para el paso de estos". Tal definición está demodée. Esa prenda hoy en día no cubre desde la cintura, cubre "lo justo". Además, es incompleta la doctoral descripción porque actualmente los caballeros también usan bragas, algunos dicen "slips" para disimular, pero es lo mismo.

Je,

Adaptación de unos fragmentos del artículo "Novedades en el Diccionario", artículo publicado en el diario "Ya" de Madrid, ( 18 de agosto de 1976) por Gonzalo Martín Vivaldi.

20.11.09

Jardinero, mío (Poesía)


Vengo con el alma gastada
del deber cumplido
siete días vigilante,
Con las hormonas subidas
a las clavículas.

No quiero agua, ni plata, ni unas horas.

Sólo tus labios.
Pero tus labios.

Estoy azul,
soy rosa del desierto, azul. Pero no quiero agua.
Sólo tu agua,
jardinero, mío.

17.11.09

peatón anecdotable

............................................


Me gusta el lenguaje. Me gusta tratarlo, conocerlo y manejarlo. Me gustaría poder usarlo como las chanclas en el verano, cómoda y desenfadadamente, o sea, chancletear con el lenguaje. Me gustaría poder hacer con él como hace un niño con la goma de mascar, que la ensaliva, la mastica, la estira y la encoge. Y es que siento la necesidad de hacer más plástico mi lenguaje, más actual y más personalizado. Ya lo están haciendo los periodistas, la gente joven y otros. Por qué no voy a decir yo que esto o aquello es entendible, comunicable, programable, complementable, elegible o anecdotable.


No os perdáis este fragmento de ligera crítica "académica", de Gonzalo Martín:

"En su día defendimos el uso de la voz peatón por considerarla más rica en significado que la palabra "transeúnte". Lo que ya no parece tan estética, acústica o musicalmente admisible es que, junto al peatón, el diccionario incluya a la peatona. Dice así nuestro repertorio oficial de voces: "PEATÓN, NA. Persona que camina o anda a pie; se emplea este término para contrastarla con quien va en vehículo". Sin necesidad de recurrir a la estética de Benedetto Croce, no resulta muy elegante llamar peatonas a las señoras o señoritas que transitan por nuestras calles. A uno, particularmente, no se le ocurrirá nunca decir que en la calle de Preciados "abundan las peatonas", ni que por la Gran Vía hemos visto a una "peatona imponente". Esto en vez de una lisonja o piropo, es... casi un insulto.

Posdata.
Diccionarios: respeto, pero no obediencia ciega.

14.11.09

El chicle de la amistad


A VOSOTROS, que es un decir eso de que estáis en el ciberespacio, porque donde estáis es ahí, sentados en un punto que no veo pero existe. Que unas veces estáis conectados y otras no, pero que si no estáis en un momento, lo estáis en otro. A vosotros que de alguna manera ya nos conocemos en el día de hoy.






Dicen que quien encuentra un amigo, o una amiga, encuentra un tesoro. Y es verdad.


CUANDO COMPARTES LOS BUENOS MOMENTOS CON TU MEJOR AMIGO
Y CUALQUIER ACTIVIDAD TE PARECE DIVERTIDA
COMPRENDES EL VALOR DE TENER
(¡Boom!) (Viene de las viñetas de arriba)
UN AMIGO INSEPARABLE.


Viñetas 1, 2, 3 y 4: La vaquita y el hipo se divierten juntos haciendo pompas con sus chicles.
Viñeta 5: El hipo consigue hacer una gordísima, gordísima.
Viñeta 6: La bomba explota ¡BOOM!
Viñeta 7: La vaquita se asusta y se agarra al árbol. Y...
Viñeta 8: El hipo se va pero... el chicle que se les ha pegado en el pompis les mantiene unidos. Vamos, que les hace inseparables.
(Clikar en la imagen para verla ampliada)

Pues eso. Hombre, en el pompis, no... Pero hay un chicle que se nos ha pegado a los blogueros, no sé si en las pestañas o en las cejas, o en los ordenatas, o en alguna neurona simpaticona, (o en el pompis..., sí, eso,también pudiera ser que pudiera, de silla a silla), en cables de chicle, QUE NOS MANTIENE UNIDOS.

Que no se nos rompa el chicle.
Un abrazo.

12.11.09

Yo lo vi primero


Me gustó en cuanto lo vi. Llovía pero él no se mojaba, iba protegido por un paraguas, por un extraño paraguas. La verdad es que sólo lo vi de espaldas. Mamá me preguntó: ¿Y a qué se dedica? Es médico, le mentí. Tráelo para que le conozca, me pidió.
No sé si ella le dará el visto bueno. A vosotr@s, ¿qué os parece?


10.11.09

Olas


Siempre habrá una ola sobre la que alzarse
y adonde agarrarse
para la ascensión.
Siempre habrá una orilla.

Tras la noche fría, amanecerá.

Siempre habrá persianas que puedan subirse.
Siempre habrá banderas.
Siempre, un beso sincero
de gente sincera.
Detrás de los párpados,
siempre habrá unas lágrimas
que limpien los ojos cansados.
Siempre habrá una alarma tras cada letargo, siempre un despertar tras cada dormida.
Un claro de luna, en la noche fría.
Siempre habrá un zurcido para un descosido, siempre una guitarra para un vino rancio, siempre una palmada que mate el despiste.
Aun tras la última ola, siempre estará Dios.

Suena la guitarra.
Abrázate al aire.

Aviva la risa del alma, está amaneciendo.

8.11.09

Ir y venir



Voy del trabajo al descanso, voy del descanso al trabajo. Voy del
trabajo al trabajo, voy del descanso al descanso. Y es poco. No me falta nada y, sin embargo, no sé qué me falta.
Necesito estar debajo de la sal, encima de la sal, sentir sal adentro y sal afuera. Impregnarme de sal completamente. Tendré carencia de ésta o que esta sal, ya no sabe.
¿Quién podría darme un puñadito de sal nueva?



6.11.09

Adonde me llevas


Adonde sólo llegan la lluvia, las risas y lo imposible, viajo contigo. Las cosas cotidianas, se hacen pequeñas. Te robaré los ojos, definitivamente.


5.11.09

La piedra filosofal


Tengo una piedra mediana en mi mesa de trabajo que uso de pisapapeles (y alguna vez para dar unos golpes si hay ruido ...). Ayer, mientras había en clase un silencio cortante, cogí unos rotuladores permanentes que tengo en el cajón y puse mi nombre en la piedra. Quedaba muy sosa y seguí escribiendo palabras que tenían un significado especial.

-¡Has "tuneado" la piedra !- dijo Alfredo, el más problemático, cuando se percató.
-Sí, pero, no. Más bien, la he convertido en piedra filosofal.




-¿Cómo la de Harry Potter?
-Bueno, sí; pero sin brujería.

Alguien preguntó qué era una piedra filosofal, y expliqué... "La piedra filosofal es una sustancia que según la alquimia tendría propiedades extraordinarias, como la capacidad de transformar los metales vulgares en oro. Sus orígenes parecen estar en una antigua teoría que proponía analizar los elementos Aristotélicos atendiendo a sus cuatro "cualidades básicas": calor, frío, sequedad y humedad. La piedra filosofal, y el elixir de la vida, era algo ansiosamente buscado y codiciado porque se le suponían virtudes maravillosas; no sólo la de conseguir el oro, sino la de curar algunas enfermedades y otorgar la inmortalidad".
-Qué interesante.
- A vosotros también os he incluido en ella. Aquí podéis ver, "alumnos"...
- ¿Y yo, estoy? , ¿Y yo estoy?-quisieron saber varios.
-No, de uno en uno no estáis, todos estáis dentro de "alumnos".
-"Caballo"- leyó Marco
-No, cabello, cabello.- Con el rotulador, no aparecía claro.
-"Graciana". -les hizo gracia el nombre y se echaron a reir.
- Graciana es muy importante para mí. Es la mujer que me limpia la casa.
Les leí algunas y al decir "romanticismo" se echaron a reir. Y eso que parecen tan pequeños,...

Bueno, que estén sobre roca tus cosas importantes, está muy bien.

4.11.09

Formas y modos de quererte, niño.

A mi niño, entiéndase mi marido.






A veces me gusta quererte como a un peluche al que le revuelvo el pelo y le acaricio el cuello, con las dos manos y las mejillas, le bajo la cabeza y le lleno de besos.
A veces prefiero abrazarte de pie y traerte hacia mí. Entonces tengo que decirte que me digas guapa o me digas que llevo un vestido bonito porque andas tan perdido que no me lo dices. Sólo eso.
Otras veces lo que quiero es que estés loco por mí. Y que tu locura te arranque un sonorísimo beso.

3.11.09

Hora y media aplaudiendo


Ayer,Elena(nuestra hija), que tenía un examen de Música de 1º de la ESO, nos hizo saber, hablando durante la comida, que en 1983, el telón del Teatro de la Ópera de Viena se levantó 83 veces para que Plácido Domingo saliera a saludar. El público aplaudió durante una hora y media tras escuchar su interpretación de "La Bohème" de Puccini.
¡Durante una hora y media! ¡83 veces se alzó y bajó el telón!

Yo, por entonces andaría divirtiéndome con canciones de "Los inhumanos"..., como aquella de "Al suelo me voy a caer si bebo otra cerveza", (no porque me fuera a caer al suelo, ¿eh?). Pero, sí, en cuestiones musicales aún me hallo en el Paleolítico

Y entre mis lectores ¿ hay alguien que estuviera el 5 de julio de 1983 entre el público, aplaudiendo a Plácido Domingo una hora y media en la Ópera de Viena ...?

1.11.09

El viaje es infinito




Dice la canción:
"Estamos siempre juntos, y moriremos juntos". "Allá donde vayamos, seguirán nuestros asuntos".
Hoy por hoy, lo que menos me interesa de todo es morirme: me ha costado mucho estar donde estoy y conquistar y encontrar el paraíso ya en la Tierra. Pero,la canción de Nacho Cano, no está nada mal. Porque cuando has tenido la fortuna de encontrar el Amor Verdadero, ya lo quieres para el infinito.

Los que sois visitantes antiguos de este blog, conocéis la etiqueta "En las duchas". Hoy, esa ducha, es muy larga y con mucha espuma.
Quien quiera que se apunte, pero con un bañadorcito, please.
La canción que se escucha es ésta:



video