29.9.10

Haciendo un frieguing


Un "frieguing" no es un anglicismo, tampoco es un deporte. Es una forma de fregar los platos.

Cuando tuve a la niña y estábamos ambas solitas, yo usaba un lavavajillas. Lo iba llenando y cuando estaba completo, lo ponía en marcha. Luego, cuando Juan Carlos consiguió traslado y se pudo venir con nosotras, era de la opinión de que los platos se fregaban en un plisplás y él no necesitaba lavavajillas,(qué masoquismo, ¿no?). Prescindimos del electrodoméstico en cuestión, pues el lavatum vajillorum pasó a ser competencia suya en el acto, sin problema.

Acabo de darme cuenta de que he repetido modo de fregar los platos dos veces consecutivas. Una, hace demasiado poco, cuando me vine de fiestas con la niña, otra, ahora, que estoy con ella varios días laborables y su papi no está. El frieguing consiste en ir sacando platos, cubiertos, vasos y tazas hasta que se agotan las existencias. Y entonces, cuando ya no queda nada útil, todo se friega de golpe.

Las pocas veces que yo fregaba, usaba guantes de látex, y aprovechaba el evento en beneficio cosmético. Porque fregar con las manos untadas de aceite de oliva, enguantadas y
con agua caliente, mejora la textura de aquéllas. Siempre hay algunos guantes en mi fregadero, por si... (por si casualmente me precisan), ya que ni Juan los usa ni la asistenta, cuando viene, tampoco. Pero, ni esto he sacado de bueno, ya que el agua salía con poca fuerza y no llegaba caliente. Tiene que ser cosa del ayuntamiento.

Bueno, el frieguing está prácticamente completado. Queda una fase cortita que he dejado para mañana.


24.9.10

Patadas



No he hecho un estudio sobre el amor. A decir verdad, me ha caído encima la enciclopedia completa. Los occidentales entendemos el amor de una manera, de una manera, de una. Nos enamoramos y en esas fortuitas, escasas y extraterrenas ocasiones creemos sin dudar que hemos hallado el amor. Somos almas gemelas. El sentimiento nos invade. El corazón galopa. Los ojos buscan los ojos. La piel, la piel.

Aquí en Occidente, el juez del amor es el sentimiento, el Señor Sentimiento, Su Ilustrísima El Sentimiento. Y yo echo de menos a La Cabeza. ¿Dónde está La Cabeza en todo este asunto y dónde se ha dejado a La Inteligencia, hermanas de sangre, hermanas de leche?

¿Amar con el sentimiento o amar con la inteligencia? ¿Amar en caliente o amar en frío? ¿Amar en el Trópico o amar en el Polo? ¿En la Salida, y después no?, ¿ en el recorrido, o sólo en la Meta? ¿Amar con caducidad o sin ella…? ¿Amar? ¿Desear? ¿Soñar? ¿O dar una patada a Su Ilustrísima El Sentimiento? ¿O darle la patada a la cabeza, que para eso es redonda? Es muy tarde, estas ideas se me confunden todas..., todas... Pero desde este post se aconseja, esto..., cómo era..., ya, ya me acuerdo: aprender kárate.

21.9.10

Conversaciones con Cherki


Cuando yo le decía a Cherki que no me parecía bien que un "moro" (él lo es) pudiera tener hasta cuatro mujeres, era graciosísimo, él rápidamente me respondía que evidentemente era un error: porque eso era una ruina. Yo le explicaba la exclusividad del amor que en nuestra cultura perseguimos; él, vuelta a opinar:" Eso, ruina". "Muchos hijos", decía. "Yo, mujer sola", decía con su deficitario español. Unas miramos el lado del sentimiento, otros son más prácticos y miran la economía. Jajaja.

16.9.10

El hombre del pelo blanco


En los IES hay más profes varones, pero en el cuerpo de maestros, a excepción de educación física o administrativos, poca cosa. Así que en mi peña del colegio, que estamos dieciséis tías, un hombre nos resulta extraño. Nos faltaban cuatro en la plantilla y ya llegaron: tres chicas de infantil y ¡un hombre!, Ernesto.
A la salida, salimos antes de mis cuentas, me oí a mí misma decirle a Bea si nos tomábamos una cañita. Y la joven Bea, 24 años, me contó que estaban a punto de meterle a Ernestoen el piso. El asunto era que una tal Conchi del instituto buscaba piso y como "tó er mundo é bueno", Bea compartía ya con ella de palabra,aunque no se habían visto las caras. Aparecieron otras dos candidatas a ocupar la tercera habitación del piso. Una de ellas, pronto se acopló por otro lado, y la tal Conchi, parece ser que había medio concertado con la otra que se iba con ella. Pero, ni Bea sabía cómo, Ernesto se puso al habla con Conchi y ésta de inmediato le ofreció que viera el piso por la tarde, y "si le gustaba...".
Ernesto es apañao, las cosas como son. Bea dice que "es un poco viejo" y " que tiene el pelo blanco", es lo que alega para descartar alguna posibilidad de atracción. "Pero, si eso da igual", le dije yo a modo de obra de misericordia, además "eso es lo mejor que tiene", acabé por rematar.
- Si es que soy muy ingenua- reconoció mi joven amiga.- L. me ha dicho lo mismo que tú, que ella no metería un hombre en casa.- Aunque no surgiera una atracción, no tenéis la misma libertad de movimientos, en la ducha, en el modo de ir vestidas por la casa. -Sí. Si es que soy muy ingenua, volvió a reconocer. -y, por cierto, Bea, ¿a tu novio le parecerá políticamente correcto? -Bueno, cuando le diga que tiene el pelo blanco...
Ahora resulta que un hombre con el pelo blanco ya no es una tentación,... ¡Ángela María!
Veremos a ver cómo sale esta niña del entuerto.
El de la foto es Anderson Cooper. No es Ernesto. Pero tampoco hay grandes diferencias.

15.9.10

Como el camaleón






Indudablemente, se cambia. Cambiamos, o nos cambian, o decidimos cambiar o cambiamos sin decidirlo. Pues, yo, nunca había sido antes fiestera, y ahora, las fiestas, las voy buscando en el calendario, no desesperadamente, pero casi, para pasar de una a otra, para no quedarme sin ver enlazada una con otra. Como hacemos con la ficha en el juego de la oca. Y, si no hay fiestas, me las invento y las origino yo con un grupillo de gente apropiá para el evento.

14.9.10

Vamos, nena

Trato de activarme a mí misma diciéndome: "¡Vamos, nena!". Nunca había hablado sola, pero, todo tiene una primera vez.

Me he "des_intelectualizado" o algo así, desde hace unos cuatro meses.

Hay que volver al ring del mundo bloguero. Dar y recibir, je je.

Disculpad mi ausencia. Y, ¡atacadme! con fuerza, sin compasión y sin treguas. Yo también comentaré sin parar. Me interesáis.


12.9.10

El globito numérico


Lupita (le he cambiado el nombre), se ocupa en carácter de voluntariado, de llevar la contabilidad en mi Colegio. Lo hace francamente bien.

No es malo hacer trabajo por adelantado. Lupita este curso se ha adelantado a todas las expectativas, (sin ánimo de lucro, yo misma la alenté a que empezase Ya).

La contabilidad suele realizarla en los últimos días de junio y consiste en una cuenta atrás.

Me temo que no me he explicado con suficiencia, prosigo. Lupita se encarga de llevar escrupulosa y exhaustivamente el cómputo de jornadas que quedan hasta las vacaciones: 20-19-18-17-16-16-14-13-12-11-10-
9-8-7-6-5-4-3-2-1-¡0!Pero este año ha venido con las pilas cargadas y ya ha comenzado el recuento. Cada día actualiza el globito de agua con el número de días que faltan

hasta Navidad. Qué bueno es tener ¡a Luisa!.

9.9.10

A mi curso


Balsa de aceite de niños semimíos, mi clase. Creceréis hasta haceros gigantes y dar con la cabeza en el cielo. Volaréis abriendo vuestras alas que habrán tomado fuerza, envergadura y destreza. Llevaréis incrustada en vuestra carne una brújula dirección Ser. Seréis robles, rosas, ríos, ruiseñores. Pues, para algo, estoy con vosotros, personitas vivas.

8.9.10

He ganado la apuesta

La mujer sentada a mi lado no hacía más que bostezar y bostezar, y no se tapaba la boca, todos sus alientos me iban a la cara, y yo pensaba: "¿por qué no te habrás quedado en tu casa, durmiendo?". Desde donde yo estaba no se le veía la cara al obispo. Uno así como medio misionero, con sandalias de cuero, con los dedos de los pies al aire, y con barba blanca pero recortada, que consideré diácono, colocó el inmenso báculo - lo vi bien de cerca- en posición segura, que su tiempo le llevó. El obispo comenzó a hablar. Tenía una voz grave, muy varonil,... "Este obispo tiene una voz guapa" ¿"¿Cómo ha dicho, señora"? Pensé yo. La opinión tan moderna era de la abuelilla que iba con la de los suspiros. " ¡Mírala, mírala cómo sabe!".
Otra mujer, que yo conocía de vista, y que estaba sentada más atrás, al parecer quería verle la cara al obispo o empaparse bien de las palabras de éste, o ambas cosas y, ni corta ni perezosa hizo lo siguiente: abandonó su sitio, subió las escaleras laterales del altar y se llevó una de esas sillas rojas que ocupan los clérigos; la colocó delante de la columna, en primera fila y se sentó, ¡ole sus webs!

Salí sin terminar la celebración, no me daba tiempo.

Cuando me aproximaba caminando al colegio, una sensación de paz absoluta invadía toda la explanada. Ni uno. "Pierdo la apuesta", pensé yo. Es que había apostado con el marido de la peluquera. El apostó por que hoy no iba acudir ningún chaval, y yo que algunos. En los últimos instantes, un padre se baja del coche, y detrás de él, el niño, uno de los cursos pequeños. Pues,qué bien, me digo, este crío me hace ganar la apuesta: cuatro cubalibres, para las dos parejas; que fue lo que propuso Paco. Aunque a mí el cubalibre no me gusta,... Ya veré lo que tomo. Por lo pronto, hoy tengo un día dorado de aulas vacías con el que no contaba. Y, que me quiten lo bailao.

7.9.10

Curiosos carteles





Sí, ya sé. Mis lectores son personas respetables y algunas muchísimo, pero no he podido evitar fotografiar estos letreros y... compartirlos con vosotros. Me sentía agobiada y he ido a darme una vuelta sola, escapando de la gente. A veces se encuentran "tesoros" como estos. Jajajajaaja. Y, como ya en el móvil se lleva todo, pues se captan sin problema.
Lo mejor del de arriba es el "¿Tragas o escupes?". Del de abajo, qué decir,... supongo que igualdad de genero o riqueza lingüística.

5.9.10

Feria y fiestas


Tengo la sensación de estar consumiendo la vida. Esto es muy bueno, así no hay vida perdida, no hay tiempos muertos.

No satisface solamente el sentimiento del deber cumplido, o el descanso; también la fiesta. Estoy de feria y fiestas, he venido por mi hija, que quería pasar toda la fiesta con su peña, y resulta que estoy disfrutando a tope. Mucho que contar, muchos momentos distintos. A la sombra, al sol, con una gran amiga, con un grupo, entre la multitud sin perder la identidad,...

Muchos momentos que recordar, muchas sensaciones y muchas instantáneas. Como decía Manuel Machado, "yo siempre voy conmigo", y a partir de aquí, voy con los otros.


No conozco mejor compañía que la de mi hija. Ambas estamos aquí en la casa que tenemos alquilada ya por tres años, como en un hotelito.

Una cañita fresca a vuestra salud, a eso de las tres del mediodía; o bien un baile en la plaza esta noche con el grupo Bazter (según el programa), hasta que ya vuelva a mi ritmo habitual y os lea, que no faltará mucho.

Todo en honor de la virgen de Cortes. Para que luego digan que la religión es aburrida,...

3.9.10

Continuando

El "moving" de Macaco que me pasó Luisa al móvil ayer, para todos estos asuntos:



Para el carácter endemoniado de Teresa.
Para el cariño filial de Saïd.
Para la caída de esta mañana.
Para los ojos de Sergio.
Para la hormigonera que ayer le rompió el faro a Alicia.
Para el hotel de la playa.
Para las insinuaciones de javier.
Para la bondad de Manoli.
Para la pareja formada por Alex y Blanca.
Para los pechos de Zoee.
Para mi bolso de Marruecos de piel de oveja.
Para mi clase de este año que es la misma que la del año pasado.
Para la supercolchoneta que le encargué a Juan.
Para la recuperación de Pedro.
Para los 110 largos que se hizo Antonio nadando.
Para la tarta de chocolate con que voy a sorprender a algun@s esta noche.

Y por tantas cosas que aquí no me caben y que "lo merecen" ............