1.10.13

Avance rápido

Dicen que cuando uno se siente bien, el tiempo pasa deprisa, así como a la inversa, que se hace lentísimo y pesado el tiempo cuando uno se aburre o no está cómodo. También está dentro de lo posible creernos estar en otro día de la semana, pero hasta cierto punto.
A mí esta semana se me está pasando muy deprisa. El lunes, el día cargante de mi semana (aparte de ser el día cargante universal, yo tengo tardes de trabajo) cayó en septiembre y me libré de la tarde. Y hoy, cuando pensaba que me quedaba otra hora sin alumnos, me he dado cuenta que el horario finalizaba a las dos. Total, que yo daba por hecho que era miércoles.

Una amiga me envió un whatsapp avisándome que el miércoles comenzábamos las clases de Pilates. Me plancho la blusa deportiva, me lavo la cara para espabilar, me tomo mi zumo Tres Naranjas y cargo con esterilla y pelotoski inchable, y me voy andando toda la cuesta arriba. Llego y ... me encuentro sola.¡ Ni el gato!

No llevaba el móvil, por suerte; si no llamo a la amiga a echarle un marrón. Cuando bajo me encuentro a otra del grupo y le cuento la historia. Me dice:

- Hoy es martes.
- ¡La madre que me parió!


2 comentarios:

Lourdes dijo...

Peor es pensar que es viernes, y que sólo sea miércoles. Te lo digo yo. Es mucho peor.
jajaajajajaajaja


Besos!!

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Vaya despiste el que has tenido, pero así la vida es más grata, con una sonrisa.

Un abrazo.