26.10.13

Cada día tiene que ser un dulcecito



No es una frivolidad, (el post anterior), es que la muerte existe y llega; y por fin está asumido (por mí). Y hay que aprovechar la vida, y la vida tiene que ser un dulce; o si te gusta más lo salado, salado, pero alta  cocina en todo caso.

 Y, cada día, el sol. Y, si necesitas la lluvia, te la tomas. No es que llueva, es que  te pones a llover, porque te da la gana, para soltar el rato, en un metro cuadrado de tu cielo...




2 comentarios:

Amig@mi@ dijo...

Qué viva el positivismo!!
Besos

...PARA DISFRUTAR dijo...

Que razón tienes.
Quién no tiene que afrontar dificultades en su vida.?

No queda más remedio que trabajar el interior de cada uno y disfrutar de todo lo demás que te hace feliz.

Y yo prefiero lo dulce. Me encantan los bollos...


Saluditos