30.9.13

Una abuela muy particular

Yo no sé de donde ha salido, pero el hecho es que ha estado y la han visto; yo hubiese dado hasta tres o cuatro euros (más, creo que no lo vale) por verla también. Me lo han contado: Que ha llegado una abuela al Colegio a matricular a su nieta. Se ha colado en el despacho y se ha sentado en la silla de Jefatura y en ésta, se ha puesto a dar vueltas, ya que ha descubierto las ruedas giratorias. Yo pienso que le ha faltado un gesto para ganarse el plus, y es que no ha puesto los pies sobre la mesa.

Parece ser que la señora conoce a una de las maestras de Educación Infantil, tal vez por esto se ha sentido ahí en su salsa y ha entrado a saco, como Pedro por su casa, e incluso ha deleitado a las profesoras allí presentes con una cuestión,  mientras se balanceaba en la silla, que no te la pierdas, :

- ¿Es aquí donde se sienta "la Juani"?-  ha preguntado maravillada.

(Habrá pensado, qué lujo de trabajo tiene "la Juani", en un sillón así todos los días...), que es normalito, dicho sea de paso.

Alguien del mundo de la Sociología opinaba que estamos en una época en que no solo hay que educar a una generación sino también a la precedente. No sé, no sé si este erudito se quedó algo corto y se le olvidó incluir a la tercera generación en el lote...



29.9.13

Despertar

Entra el otoño, pero no me asusta. Pardos, viento fresco y algo de lluvia, eso es todo. Abro el armario y elijo mi ropa para hoy.

Comienzo a vestirme por las uñas. Rojas, para animar la mañana. Me preparo una taza grande de café caliente y me tomo mi tiempo. Un café sin tiempo no es un café. No me maquillo, si acaso una raya marrón bajo los ojos. Este otoño me envuelve un aire muy sensual... y mejor cuanto menos adornos...

El placer de tirar

Me siento bien. Hemos tomado el trastero. Tomar en el sentido histórico de conquista, así como los romanos tomaran Toletum.
Qué absurdo es guardarlo todo. Hay que comprar, usar y tirar. Seleccionar, seleccionar y seleccionar al comprar. Después usar, usar y usar. Despues, desechar. Libros y libros; ropa y más ropa; utensilios de cocina; cables, zapatos, bolsos y un sinfín de artículos descolocados. Se va llenando la casa con una inundación de materia. ¡Nooo!  Necesitamos espacio. Necesitamos saber lo que tenemos. Necesitamos saber donde está cada cosa.
Vivir al día en el orden en casa: de esto se trata. Y hoy, en comandita, todos juntos, hemos limpiado un inmenso trastero que parecía el lugar de batalla de los ejércitos más combatientes.



23.9.13

Adiós, Epicuro, adiós





No le doy toda la razón a Epicuro. Después de lo de ayer.


Epicuro, muy de mi agrado hasta ayer, se equivoca. No todo hay que decirlo, pero sí que su idea de la felicidad me molaba cantidad. Este filósofo decía que la felicidad radica en un estado de imperturbabilidad del espíritu. Sin pasiones, sin molestia alguna, sin la menor perturbación.
Así estaba yo ayer. Se frustró la excursión campestre planeada en familia y al sábado, que no salí por voluntad propia, le sumamos el domingo; esto fue un enclaustramiento desmedido. El sofá de la cubierta roja y yo fuimos una sola pieza. Lectura y lectura. Del sofá a la cama, de la cama al sofá. ¿Cabe mayor paz?

Pues me aburrí como una ostra. El espíritu necesita paz interior, pues claro. Pero esa ataraxia que preconizaba mi estimado Epicúreo, es al alma como el tabaco al pulmón. Cuerpo y alma necesitan un dinamismo, un cansancio y un descanso. La disciplina es necesaria, no en sí sino para poder disfrutar de lo agradable de un rato.

Adiós, Epicuro, adios. Quédate con los flemáticos...


22.9.13

Pesadillas

Qué pesadillas, temáticamente iguales. La primera noche estaba vestida de novia, por segunda vez. la vez anterior la había anulado en el último momento. En esta segunda vez, mi madre me preguntaba:
-¿Tú te quieres casar?- fue oírla y serenarme.
-No me quiero casar.
Ella me regañaba. El vestido era blanco y tenía un ligero ribete verde.

Cuando Juan Carlos me despertó por la mañana con un beso, sonreí de oreja a oreja. (¡Estoy casada! ¡Y con este hombre!)

Después he vuelto a soñar con la soltería, no deseada soltería. Yo tenía la edad actual y a mí misma me cuestionanaba extrañada el permanecer así. Me comparaba con otras mujeres, amigas, de mi edad y pensaba que, como ellas, no había encontrado a mi media naranja. Pensé en ambientes que frecuenté en mi juventud, para volver a ellos, pero pensaba que aquellos muchachos ya no iban a estar ahí. Entonces me desperté. Y caí en la cuenta de que estoy casada y bien casada y además con una hija preciosa. Y me sentí inmensamente feliz.




Descansando

Cansada de descansar y sin embargo, por hoy, sin querer dejar de hacerlo. Es domingo...

Un grupo masificado de curas- me contaba mi papá- se manifestaba en la plaza de S. Pedro frente al despacho papal. El Papa, al oír voces, se asomó al balcón. No exento de sorpresa, tomó el megáfono, y preguntó a los pastores qué querían.
- Venimos a pedir el descanso dominical.- dijo el portavoz.


Papá, pero qué mala sombra tiene ese chiste. como si lo único que hicieran fuera decir la misa del domingo y aún intentaran que se la quitasen de sus obligaciones...
Para mí, y hablando en serio, en el seminario se aprende mucha disciplina, y ya nunca se abandona, y esto lo admiro y envidio. Pienso que la gran mayoría aprovechan al máximo su tiempo.


Mi papá era así. Tenía sentido del humor y me reía con él. Pienso que de esas pequeñas ironías, sin ánimo de ofender, tengo algo suyo.

Prada ya no viste de Prada

A uno de los más cotizados intelectuales de nuestro tiempo, le han dado la vuelta igualito como a un guante. No me lo puedo creer. Que un intelectual de su altura entienda tan mal una simple entrevista tampoco  me lo puedo creer. No, no es la entrevista como él dice, sino la camarilla de la que se rodea.

Reproducimos su artículo.





LOS NIDOS DE ANTAÑO
JUAN MANUEL DE PRADA
Día 21/09/2013
Ignoro si en otro tiempo estuve loco; pero hoy, leyendo cierta entrevista, he sentido que he hecho el canelo durante todos estos años

LA democracia, nos instruía Somerset Maugham, es una fiesta a la que se invita a todo el mundo, pero en la que luego sólo puedes entrar si agasajas al portero. A agasajar al portero lo llamaba la vieja teología «halagar al mundo». Que la sentencia de Somerset Maugham es una verdad como un templo lo comprobamos, por ejemplo, en el modo en que los políticos demócratas confiesan su filiación: un político de izquierdas se confiesa de izquierdas tan campante y orgulloso de serlo; un político de derechas, en cambio, se presenta acomplejadamente como «centrista», o «reformista·, o cualquier otra mamarrachada al uso, pero no dirá ni aunque lo torturen pellizcándole las tetillas que es de derechas. Cuando alguien se declara de derechas se convierte, ipso facto, en un aguafiestas de la democracia; y lo que la democracia necesita son animadores, no aguafiestas. Sospecho que ahora mismo no hay en el mundo un solo demócrata, del Papa abajo, que se atreva a decir que es de derechas.

Otra forma de animar la democracia consiste en no hablar de las cuestiones que la democracia juzga escabrosas y como de lumpen católico, como por ejemplo el aborto. En España, por ejemplo, hubo un tiempo en que la derecha aguafiestas, para rascar votos entre el lumpen católico, se puso a dar la tabarra con estas cuestiones, interpuso recursos de inconstitucionalidad contra su práctica y hasta prometió que una vez que alcanzase el poder cambiaría las leyes que las amparan. Pero, una vez alcanzado el poder, la derecha decidió que había que animar la democracia; y, desde entonces, decidió aparcar estas cuestiones escabrosas. Un verdadero demócrata no debe hablar de ciertos temas escabrosos, pues le dirán que está obsesionado (como si denunciar las miles de vidas gestantes que cada día son arrojadas al vertedero fuese «obsesión»); y, si es un demócrata en pugna con sus creencias, deberá en todo caso ver, oír y callar, so pena de ser considerado lumpen católico.

Yo no he nacido para ver, oír y callar; así que, para mi salud personal, opto desde hoy por no ver ni oír ciertas cosas, para no tener que callar como hago hoy. En cierta ocasión, una lectora me escribió una carta pidiéndome que, si algún día perdía la fe, no lo dejase traslucir en mis artículos, pues infligiría una herida muy profunda a personas como ella, que alimentaban la suya leyéndome. Hay cosas que, aun queriéndolo, no puede uno desembarazarse de ellas: así le ocurría a Jonás con la encomienda de predicar en Nínive; y así me ocurre a mí con la fe. Pero San Agustín nos enseñaba que, si bien nunca hemos de rehuir el martirio, no debemos tampoco entregarnos a él insensatamente. Yo, que soy el hombre más insensato del mundo, estuve durante muchos años entregándome alegremente al martirio, en un combate con el mundo que me ha dejado hecho jirones, con mi carrera literaria tirada en la papelera y convertido en el hazmerreír de todos mis colegas; y este diario ejercicio de inmolación lo hacía con alegría, porque consideraba que mi obligación no era complacer al mundo, sino combatirlo hasta el último aliento.

Donde hubo nidos antaño no hay pájaros hogaño, nos dice don Quijote, cuando recobra la cordura. Ignoro si en otro tiempo estuve loco; pero hoy, leyendo cierta entrevista que ha levantado mucha polvareda, he sentido que he hecho el canelo durante todos estos años. Y, siguiendo el ejemplo del ilustre entrevistado, me dedicaré desde hoy a complacer y halagar al mundo, para evitar su condena.

Cada día, unas palabras

NO CONCIBO UN DÍA SIN PENSAR EN IDEAS LITERARIAS, SIN TOMAR NOTAS, SIN LLEVAR MI CUADERNITO, APUNTAR ALGO, DISCUTIRLO UN POCO... NO, NO ME LO IMAGINO.
(José Luis Sampedro)

21.9.13

Otoño tan cálido

El sol nos saca de la cama con una alegría infinita. Cuando llega septiembre, es prácticamente otoño. pero este otoño es una continuación del verano, de un verano húmedo, plácido, cálido. Declaraciones de amor sin parangón de aquello que más amo, entre otras cosas, de mi trabajo. El armario está nutrido para la continuación estival que es este septiembre, este octubre, este noviembre  y mi discografía también, con la música andina que encontré en la feria de mi ciudad y un cd que había en un viejo discman, de "Enigma", mezcla insólita de estilismos opuestos.


18.9.13

Un poema de José Ángel Buesa



 ¿Llevará razón el poeta...? Aquí os dejo sus versos.



Mi corazón se siente satisfecho
de haberte amado y nunca poseído;
así tu amor se salva del olvido
igual que mi ternura del despecho.


Jamás te vi desnuda sobre el lecho,
ni oí tu voz muriéndose en mi oído;
así ese bien fugaz no ha convertido
un ancho amor en un placer estrecho.



Cuanto el deleite suma a lo vivido
acrecentado se lo resta el pecho,
pues la ilusión se va por el sentido.


Y en ese hacer y deshacer lo hecho,
sólo un amor se salva del olvido,
y es el amor que queda insatisfecho.




8.9.13

outdoor

Mi vida ha seguido su cuso.Sin cambios significativos. Poniéndome a pensar en algún punto a destacar, lo primero que se me ocurre es mi aumento de apego a la naturaleza. Ya me gustaba la playa intensamente. Ahora también el campo, el campo con agua natural. He redescubierto zonas que no me agradaban o hasta me eran adversas.

El sol no solo ya lo advierto por el calor sino por la luz. En este aspecto he sido ingenua y boba. Me ha gustado trasnochar, no por fiestas, en casa, y no madrugar. Sólo el sol de la costa me arrojaba de la cama. Ahora espero que el sol ya solo con su luz consiga tocar diana para mí cada mañana.

Me siento de vuelta en casa

Los blogs tuvieron su boom. Después nacieron las redes sociales y nos engancharon por otros lados. Mucha gente, alguna con blogs estupendos, dejaron estos a la deriva; algunos los cerramos, tal vez por cansancio o aburrimiento, como fue mi caso. Pero ahora necesito volver. No crear otro, que sería muy sencillo. Es éste el mío, y donde quiero continuar.

Podéis pasar.

Camarero: le solicito un café

martes, 4 de junio de 2013

 En ocasiones los niños tienen unas ideas que son realmente graciosas, impensables para un adulto. De veras que son creativos... Para explicar cómo tienen que hacer una SOLICITUD escrita, les remito en un primer momento al significado del verbo SOLICITAR. Todos los días estamos "solicitando permisos", pero en las relaciones coloquiales decimos "pedir", por ejemplo a vuestra madre, que si os puede ayudar a hacer los deberes o que si os puede dejar ir a casa de un compañero... les explico. ¿Está entendido?. Sí, por supuesto que sí... Levanta la mano Manu y dice: - Por ejemplo, un hombre que SOLICITA un café.


Si, chavalote, vamos a dejarlo ahí ... Qué civismo y paciencia la del hombre que tú dices, que no se toma el café hasta que la instancia ha seguido todo su curso y comprueba con satisfacción que su deseo no le ha sido denegado. Ahora (¿cuánto tiempo ha transcurrido? ¿un mes, dos o tres semanas...? No importa el tiempo, el hombre de tu ejemplo es muy paciente); ahora ya se puede tomar su cafecito.

7.9.13

Viaje

Elegí el bolso y los zapatos rojos. No sabía a ciencia cierta cómo me iba a encontrar la situación y los zapatos y el bolso rojos parecieron un aval de valor.

La vida es "ansí". Es ésta una expresión que acuñé hace mucho tiempo, después de recordar el título de un libro de Pío Baroja: "El mundo es ansí". Ese "ansí" me dice mucho, esa letra n que tergiversa el "así", como poniendo un obstáculo, una inapetencia, una incomprensión, un desajuste.

Pues sí. No es una tragedia, pero no dejar de ser  muy doloroso el ver la decadencia de una vida, una vela que se va apagando...

Pero me fui contenta, porque no sufre, porque se va manteniendo, porque está muy bien atendido, porque ha tenido una vida realizada y llena, y porque al final me quedé a solas con él y me dio ese beso que le pedí, con poca fuerza... un beso, que nunca olvidaré, de mi tío.

Por otra parte , la doctora nos dijo que los enfermos de alzheimer que sufren un bajón, suelen remontar al cabo de un tiempo, que aún era pronto pero que esperaba más recuperación. Y dejé dicho que le pidiesen cajas de tarrinas de gelatina, que nunca le falten, ya que le hidratan un montón y la que le di de prueba se la tomó encantado.


5.9.13

Dentro de nada, todos sordos.

Siempre alquila el matrimonio mayor de enfrente la cochera en fiestas, así se convierte en "garito", como dicen por aquí. Viene un surtido grupo de gente joven  a divertirse con la música a tope. Poin, poin, poin... y pocas variantes de este esquema musical. Dan ganas de decir que hay un bebé y un abuelito abordo que no pueden dormir. Pero nadie protesta en el vecindario. Tiene más aguante este vecindario que Pepe Botella en Bayona. Ni contaminación acústica ni asociaciones contra el ruido, éstas no llegan aquí.

Hace un momento, un petardazo añadido. PooooooM. ¡Toma! ¿Y si el sujeto se metiese el siguiente o siguientes por donde se introducen los supositorios en Japón?

El café es mediocre pero la pintura es azul lilácea



Vuelta al cole. Esta semana haciendo limpieza de papeles. Reciclando también las relaciones de trabajo. Sorprendiéndonos con el color de la pintura nueva, como si me hubiesen pedido opinión. Y repitiendo en mil páginas mi listita de alumnos nuevos. Nos gusta. Nos gusta liderar a un curso que tendrá una larga andadura, día a día, durante dos años consecutivos.

Niños. Aquí os espera esta tigresa formativa. Ojito con no hacer bien todo lo que hay que hacer.

Lo que no me gusta mucho es el café de máquina. Con lo que entona el café café para dirigir el ejército.

3.9.13

Me llamaré Claudia

Seguimos siendo los mismos, pero no del todo. Ahora, mi nick ha cambiado de modo consonántico y apenas vocálico. Me llamo Claudia.